• Rambla de la Girada, 97 baixos, Vilafranca del Penedès, Barcelona
  • 93 819 80 74
  • cop@copenedes.com
    • 24 FEB 15
    • 0
    Las moscas volantes

    Las moscas volantes

    Las moscas volantes.

    El vítreo o humor vítreo es un gel vitrio transparente y homogéneo, constituido por colágeno. Llena la cavidad posterior del ojo y tiene funciones importantes como mantener la forma del globo ocular y permitir el paso de las imágenes de forma nítida hasta la retina. Este gel tiene unas zonas de anclaje que le hacen estar unido a la retina y a los vasos sanguíneos por una serie de puntos.

    Con el paso del tiempo, el vítreo va cambiando sus características físico-químicas, de forma que es habitual que partes de este gel se vayan retrayendo de sus adherencias con la retina, dando lugar al denominado desprendimiento posterior del vítreo y a la aparición asociada de condensaciones de colágeno que “flotan” con más o menos libertad dentro de la cavidad vítrea. Son las famosas “moscas volantes”.

    Los síntomas pueden variar en función del tamaño, forma y densidad de la condensación vítrea, manifestándose visualmente en nuestro campo visual cómo si fuera una mosca o mancha móvil, de uno o varios cabellos, telarañas, o de visión borrosa y de extensión variable. En ocasiones, estas sombras pueden acompañarse de las llamadas fotopsias, que son unos estallidos o destellos de luz, a menudo percibidos a oscuras, que indican que las uniones del gel vitreo con la retina están ocasionando tracciones que pueden ser peligrosas.

    En la mayoría de los casos, el desprendimiento de vítreo no requiere tratamiento. Las condensaciones experimentan un lento proceso de dilución y el cerebro desarrolla un proceso de adaptación, desapareciendo despacio del campo de visión.
    La aparición de cualquier de los síntomas citados, requiere un estudio exhaustivo del fondo de ojo por parte del oftalmólogo, para descartar que la retina no haya sufrido ningún daño.

    El tratamiento sólo es requerido en los casos en que el desprendimiento de vítreo haya provocado un agujero o desgarro a la retina, por consecuencia de la tracción del vítreo sobre las zonas de anclaje de la retina. Entonces se realiza un refuerzo de la misma a manera de “soldadura”, aplicando impactos de láser Argón alrededor de la lesión para evitar así la aparición de un desprendimiento de retina.

    Aquest article també està disponible en: Catalán

    Deja una respuesta →

Photostream